“Un ciudadano recibe alrededor de 5.000 impactos de marca al día pero por la noche su cerebro sólo ha retenido el 0,4%”. Con esta frase de Andy Stalman, experto en Branding, abría el taller sobre marca personal celebrado el pasado 23 de enero en nuestro espacio Talent HUB situado en IL3 Institut de Formació Contínua de la Universitat de Barcelona.

Ante la afirmación de Stalman, una persona podría preguntarse si su marca personal se encuentra entre ese 0,4% que permanece o deja huella al finalizar el día. Y sin embargo, hay una pregunta previa que deberíamos hacernos: ¿está mi marca personal entre esos 5.000 impactos diarios que una persona recibe?

En términos de empleabilidad, actualmente se hace imprescindible dar visibilidad a nuestro Talento para así acceder al mayor número de oportunidades. Por eso, en este taller, quisimos analizar qué es la marca personal, cual es su utilidad y cómo podemos desarrollarla.

Tras repasar las definiciones de expertos y expertas en la materia como Andrés Pérez Ortega, Eva Collado Durán o Jordi Collell, desde Talent HUB definimos marca personal como “aquello que haces bien y la gente reconoce que haces bien, que forma parte de ti de manera auténtica y que, además, es útil para alguien”. Esta utilidad debemos, en primer lugar, buscarla en nosotros mismos; es decir, debemos saber para qué queremos desarrollar nuestra marca personal.

Es un hecho que en el mundo VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo) en el que nos movemos, y derivado principalmente de la revolución tecnológica y la transformación digital, la mayoría de empleos que ocupamos hoy en día las personas, se transformarán o desaparecerán, dando paso a nuevos puestos de trabajo y a la necesidad de poner en valor las competencias profesionales que hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestra experiencia (profesional o no), con el objetivo de mantenernos empleables el resto de nuestra vida. La gestión de la marca personal implica el desarrollo y ayuda en la adquisición de competencias que ya hoy son importantes en el mercado laboral, y que todo apunta a que lo seguirán siendo aún más en el “Future of Work”: Digital Skills, Entrepreneurship y la propia Learnability.

Además de este desarrollo y crecimiento profesional, si tenemos en cuenta que actualmente alrededor del 80% de los puestos de empleo no se publican en ningún canal público y se cubren con contactos, potenciar nuestra visibilidad, posicionamiento y networking a través de la marca personal estará aumentando nuestras oportunidades de encontrar empleo. De igual forma, por un lado, el peso cada vez mayor del Employer Branding en la estrategia de atracción de talento en las empresas y, por el otro, tendencias relativamente recientes como el Inbound Recruiting, hacen que el desarrollo de la marca personal haya ganado protagonismo en el proceso de búsqueda de empleo y el cumplimiento de los objetivos profesionales.

En el desarrollo de la marca personal, desde Human Age Institute aconsejamos tener en cuenta 6 pasos:

  • Define quién, qué y para qué. ¿Quién somos? ¿Qué queremos? ¿Para qué lo queremos? En esta fase inicial principalmente tenemos que trabajar a fondo nuestro autoconocimiento. Herramientas como los Mapas Mentales, el DAFO personal y la Ventana de Johari nos pueden guiar en este proceso pero para empezar no debemos dejar de preguntarnos qué hacemos bien, qué nos dice la gente que hacemos bien y qué nos gusta hacer. A partir de estas preguntas y sus respuestas debemos pensar en qué podemos ser útiles para los demás y, por tanto, generar la propuesta de valor de nuestra marca, en la cual además se incluirá nuestro producto.
  • Mi producto. En este punto, que es una extensión del paso 1 ya que no dejamos de trabajar nuestro autoconocimiento y nuestra propuesta de valor, debemos centrarnos en el qué hacemos (nuestro producto) y cómo: cómo lo vamos a hacer y cómo lo vamos a contar. Llegados aquí, conectar con nuestra esencia, valores y estilo personal que detectamos en el “quién somos” será de gran ayuda para nosotros, junto con técnicas como el storytelling, el elevator pitch o el desarrollo de nuestras competencias emocionales.
  • ¿Cuál es mi público? ¿Somos útiles para todo el mundo? ¿Quién puede comprar lo que hacemos? ¿A quién ayuda aquello en lo que somos buen@s? ¿En qué canales puedo encontrarlos/as y comunicarme con ellos/as?
  • Mis recursos. Esta fase de auto-análisis se correspondería con la idea “Contexto” del Mapa Mental de Talento de Talent HUB y correspondería a hacer una valoración del tiempo del que disponemos, de los recursos económicos que tenemos y/o necesitaremos y los apoyos que nos rodean (pensando sobre todo en relaciones humanas).
  • Valorar en qué canales vamos a mostrar nuestro talento y “vender” lo que hacemos.

Canales off-line como el cara a cara, la asistencia a eventos de networking sectoriales o profesionales (como los Speed Networkings que organiza regularmente Talent HUB) o conferencias (de público o de ponente).

Medios de comunicación “tradicionales”: radio, prensa, televisión y, por qué no, escribir un libro.

Redes Sociales. La importancia de conocer la gran variedad de redes sociales que existen, cómo moverse en ellas y quién suele estar en ellas. Esta reflexión debe llevarnos a decidir qué redes sociales elegimos para estar presentes y focalizar nuestros esfuerzos, teniendo en cuenta generalidades como la importancia de comunicar emociones, el uso de keywords dentro de nuestra área, la coherencia entre lo que transmitimos en el mundo on y off, así como la generosidad centrada en el compartir.

Blog o Web propia. Es el centro de operaciones de nuestra marca personal. Nuestra Batcueva pero sin ser secreta, al contrario, con acceso a nuestra propuesta de valor las 24 horas del día, los 365 días del año (366 si es bisiesto).

  • Es importante que tengamos una mentalidad “resultadista”: debemos hacer seguimiento de si las diferentes acciones que estamos realizando en la gestión de nuestra marca personal nos están acercando a nuestro objetivo u objetivos. Herramientas como el Social Selling Index de Linkedin, Twitonomy en Twitter o Google Analytics en el caso del Blog o web propia nos aportarán información en este sentido para continuar o revisar nuestra estrategia en caso de ser necesario.

En conclusión, la gestión de la marca personal se ha convertido en parte importante para participar en el Future of Work y puede sernos de gran ayuda de cara a poner en juego y desarrollar nuestras competencias, acompañarnos en la generación de networking, posicionarnos en nuestra área de conocimiento y atraer oportunidades profesionales. Cómo explica Raquel Roca en su libro Knowmads. Los trabajadores del futuro, “la marca personal es para quienes tengan algo que decir o que ofrecer (todos)”. Así que, ¿te animas a empezar a gestionar tu marca personal?

Daniel Núñez, Talent Advisor Specialist

Compartir